¿Cómo conseguir convencer a un niño para que se duerma solo?

Para que un niño no ponga problemas para dormir solo, deben darse ciertas circunstancias que lleven a que el niño se sienta seguro.

  1. Saber que sus padres (o quienes los reemplacen) están ahí cerca. La habitación de nuestro hijo debería ser la de al lado. O, al menos, si es posible, que en ningún caso esté aislada en el otro extremo de la vivienda.
  2. Tener un espacio con el que se identifique plenamente. Para que un niño quiera dormir solo, normalmente debería de sentirse absolutamente a gusto en su habitación, que tiene que tener elementos que tranquilicen y que encanten al niño. A veces no tienen que ser elementos sofisticados ni caros, pueden ser sus muñecos favoritos 
  3. El acompañamiento en las primeras edades, e incluso durante buena parte de la infancia, es esencial. Es importante y una experiencia de singular conexión padre-madre-hijo el hecho de estar ahí contándole cuentos cuando se duerme. Contar historias a los niños cuando se van a dormir es algo que se ha convertido en todo el mundo en una tradición, porque se está de acuerdo en que favorece enormemente la psicología del niño. Contarle cuentos al dormir le hace feliz, le da seguridad, lo conecta con el universo de lo inmaterial y de los sueños, desde un lenguaje imaginario -el de la literatura infantil- similar al de los sueños.

¡Atención! Esta página utiliza cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto